MEMORIA DE BLOG, Abril de 2007, sobre asesoramiento, supervisión, coaching.


Me da un poco de vértigo, mirar para atrás, son más de diez años ya. No lo he festejado.
Quizás sea que me estoy volviendo pudoroso con estos temas. Me conecté con el recuerdo de este post por la foto que elegí en su día, fue este domingo en una tarde larga de tránsito en Barajas . Es curioso  que diez años después podría firmarlos hoy, en abril de 2017. Curioso.
Post en su versión original.  Algunas ideas para elegir un supervisor, asesor, consultor

POST ACTUALIZADO 2017 
Algunas ideas para elegir un supervisor, asesor, consultor

Un proceso de asesoramiento, es como iniciar un viaje… Elegir un destino. No cualquiera.  Como vivir es elegir, conviene tener algunos criterios… Decía mi profesor que con una sola opción no se elige. Es evidente. Con dos posibilidades, una u otra; normalmente funcionan las máquinas… las personas estamos preparados para manejarnos en la complejidad; a partir de tres posibilidades nos manejamos en el terreno de las elecciones. Hablamos en este espacio de supervisores, asesores, consultores, coach… sabemos que no es lo mismo. Pero somos conscientes de que los roles de ayuda, de asesoramiento y de consultoria – como otros tantos-  se construyen fundamentalmente desde
la interacción (Hablamos de relaciones, fundamentalmente de relaciones. Hoy ya en 2017 podemos aparcar o poner entre paréntesis el vinculo condicionado a la ayuda. La necesidad o el déficit no debe de ser el motor principal, estas asimetrías, estas diferencias generan diferencias insalvables. Ponemos el foco en la relación. Hoy sin negar la mirada de la prioridad o de la solidaridad necesaria, ponemos énfasis en nuestras relaciones. Primero la relación, luego todo lo demás) 

Aunque existe una dimensión ética, que no debemos olvidar,  considero importante y necesario, que los profesionales  más que pelearnos por “negociar algunas diferencias” debemos de favorecer la elección. Esto en otras palabras se sustenta en algunas  cuestiones básicas y sencillas que van finalmente a organizarse como criterios y garantías.Partimos  de que la transacción de estos servicios se mantiene en un espacio relacional en el que es importante garantizar la calidad de la relación entre profesional y cliente.  Una cuestión previa y clave, pues, es crear una relación de confianza. (Diez años después nos reafirmamos en esta afirmación. Nos reafirmamos si cabe desde la radicalización de que la confianza no es una declaración, es una construcción desde la experiencia. La confianza no existe, se construye )

Para salvar esta situación, los clientes deben de “afilar” su intuición… fiarse de sus percepciones verbales y no verbales… son los mejores indicadores para afianzar una elección.¿A qué debe responder un asesor? Algunas garantías:

  • ¿Cual es la experiencia profesional que tiene en las relaciones y en recursos humanos? Algunas respuestas interesantes: experiencia práctica en la dirección y coordinación de equipos de trabajo.  Responsabilidad en la administración de recursos humanos de una organización o entidad. No es suficiente el asesoramiento técnico. Es importante, la madurez psicológica y la experiencia. La edad y la capacidad de comunicación y escucha.
  • ¿Cual es el trabajo personal que ha desarrollado antes de ser consultor o supervisor? No vale solo la formación técnica o conceptual. Un asesor tiene que haber vivido  la formación como un proceso en diferentes ángulos. Incluso de carácter terapéutico y personal. Esto es una garantía en algunos contextos. No hace falta dar detalles, pero si garantizar que no habrá implicaciones ni limitaciones para trabajar en determinadas situaciones.
  • En estos momentos,  su trabajo como asesor ¿está sujeto a supervisión? Usted, como profesional ¿forma parte de un equipo de trabajo más amplio donde se puede apoyar? Donde realizar metasupervisones.  Es una garantía que los profesionales de la consultoría, estén organizados en empresas, organizaciones o redes y  puedan revisar y trabajar,  ellos mismos, sobre  su práctica profesional.

Estas preguntas ofrecen tres tipos de garantías:  

  • Conocimiento del hecho humano.  (Dimensión relacional )
  • Conocimiento del propio yo (Dimensión psíquica del propio asesor)
    • Conocimiento de la supervisión y de la metasupervisión (Como herramienta propia).

Los procesos de  asesoría, supervisión, coaching, etc. Están orientados a desarrollos prácticos. A ser útiles en contextos de acción reflexiva.  Las carencias de estas prácticas han producido un efecto de desvío de la actividad profesional hacia ofertas formativas que se convierten con facilidad en procesos autorreferenciales, se expanden con facilidad. Muchas de las ideas – criterio  sobre el tema de este post expresadas en abril de 2007 tienen más fuerza, si cabe,  diez años después. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s