Cuestiones de ética, mas allá de las indicaciones y las normas.


Me daba un poco de pereza y a la vez tenía ganas de escribir. Elegir el tema no me resultaba fácil. No quería caer en la banalidad del autobombo… Hola, eh! estoy aquí. Aunque por otra parte es un poco inevitable.
Llegué a Tenerife ayer tarde, participo en el TERCER CONGRESO INTERNACIONAL DE PRÁCTICAS COLABORATIVAS Y DIALÓGICAS. Una experiencia que ha levantado expectación importante, 400 personas de diferentes países de distintos lugares del mundo.

Esta tarde he asistido a un taller facilitado por Sheila McName vicepresidenta del Taos Institute y miembro de la  University of New Hampshire. ” Etica relacional y prácticas colaborativas”
De su taller rescato varios conceptos sobre los que sugiero una lectura o una mirada más profunda, uno de ellos el de “Presencia Radical”, sobre el que puedes leer un articulo en este enlace.

Radical presence: Alternatives to the therapeutic state

El taller abordó la cuestión ética de los profesionales en las relaciones en diferentes ámbitos, apelando a las nuevas modas que nos conducen a sacralizar el individualismo. En el fondo me conecto con el tema ya clásico en este  blog.  No todo vale.
En estos términos discurrió un taller que generó una expectación justificada sobre un tema mas que necesario. Cómo construimos la relación con los usuarios-as en diferentes ámbitos: terapia, consultoría, prácticas comunitarias, etc.
Los códigos éticos basados en las indicaciones, en las normas no valen. Están caducos.
Se imponen éticas basadas en en la relación.  Sobre esto ya hemos recogido algún post en el blog.

Me atrevo, a modo de resumen de este emocionante taller, a trasladar la necesidad de reconocer e indagar en el mundo ético de las personas con las que nos relacionamos. De los clientes o del sistema de usuarios.
La ética en sentido clásico, como sistema de indicaciones, más que un apoyo, encapsula al profesional para no ser reflexivo. Para no avanzar en nuevas formas de relación. Se trata de crear contextos que desafíen a este aislamiento.

La propuesta de autoreflexividad que nos da Sheila McNamee se concreta en responder a estas preguntas:
– ¿Qué es lo que estamos haciendo juntos?
– ¿Cómo lo estamos haciendo?
– ¿En qué nos conectamos mientras lo realizamos?
– ¿Cómo hacemos un mundo social mejor juntos ?

La sesión concluye con un intercambio de ideas en la que reaparece, como no, la cuestión normativa… y es que nos movemos entre ajustes necesarios. Reconocernos en nuestras limitaciones es el inicio del cambio deseado. Mañana, un poco más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s