Animales como “objetos flotantes”


perro2

Mañana de viernes, me encamino al encuentro  con un equipo para una sesión de  supervisión. Hoy decido viajar en tren para ganar unos minutos de lectura;  Rosa Montero,  “La CARNE”.  Me “paseo”  por las primeras páginas, “encapsulado” en el tren matinal. Un placer, desconectar y leer. Me despista la intención  un caniche blanco que lleva una mujer pelirroja.  Me olisquea, se acerca, esta atado,  no me llega a tocar.
La dueña, diligente lo mantiene a raya. Él curioso me busca con insistencia.
Llama la atención la presencia del animal, marca estilo runner, su sudadera Nike le convierte en la atracción del vagón.
A penás consigo leer unos párrafos sin desviarme una y otra vez hacia él. A la vez,  me conecto, sin quererlo a la dueña. Miro al perro,  luego a la pelirroja.  Lo sabe y sonríe tímidamente bajando la cara, apuntando su barbilla hacia el suelo, con una timidez divertida. Yo vuelvo al libro y al rato siento como me busca el caniche. Y en este bucle, siento como tira ella de la correa corrigiendo.
Así llego a mi destino y me conecto a la idea del perro como “objeto flotante”. 

Abramos un parentesis  conceptual para acercarnos a mis meditaciones matinales…

Los “Objetos Flotantes” (Caillé, 1985,1991)  son una propuesta de diálogo en el plano analógico que recoge la interacción en dos niveles:
–  Uno “fenomenológico”,   centrado  en las interacciones aquí y ahora, entre los protagonistas de un sistema observado.   Referido a lo observable y descriptible por las personas que intervienen en el juego conversacional.
– El otro, “mítico”, aborda las creencias del propio sistema observado.
Desarrollados en psicoterapia, consultoría, asesoramiento, etc.
Son  una herramienta en construcción al servicio de  operadores sociales en diferentes contextos.  En supervisión de equipos, por ejemplo,  “posibilitan la experimentación y la búsqueda  de soluciones posibles sobre situaciones dadas. La responsabilidad es compartida tanto del equipo como del supervisor.”

De camino a la cita con el equipo  … reflexiono sobre la potencialidad de los animales, no como objetos, sino con la función de objetos flotantes.
Acabo de terminar hace unos días la novela SAIZARBITORIA, “La educación de LilI” , donde la relación con un perro, y las interacciones a través de él toman una carga simbólica como la que describo.
Recuerdo, como psicoterapeuta en formación  -hace ya mas de veinte años-  una tarea inducida por mi formador a una joven; buscar un perro en una casa refugio de animales para canalizar afectos y cuidados.
Tengo amigos con perros que me ratifican su sorpresa por la cantidad de relaciones sociales; contactos, comunicación espontánea que facilitan.
Si escarbo un poco en mis lecturas, me viene al recuerdo  Tombuctú de Paul Auster.
En el paseo evoco  historias de perros y relaciones.
Conocí una mujer que me contó esta historia: al separarse de su pareja, con la que no tenía hijos. Ella intentó llegar a un acuerdo con su ex, quería ver y cuidar a la perra que habían criado juntos. Esto fue fuente de grandes disputas.
Otro amigo, me conto la historia de una pareja reconstituida tras sendas separaciones. No hubo acuerdo entre ellos para tener hijos juntos. Uno de los cónyuges  regaló al otro un perro. La familia, bien, gracias.

Camino, chispea timidamente. Nuevos perros ataviados con chubasqueros. Mi calva está mas desprotegida que los pelos de los pequeños animales. Por está Donostia gris de la “capitalidad” surco caminos de siempre.
Un encuentro no esperado,  café y  conversación agradable me sacan de mis devaneos mentales.
La sesión de supervisión con el equipo me conecta con la tarea.
Un viernes intenso, apaga una semana también intensa.
En la tarde – noche del fin de otoño, de vuelta a casa, en un nuevo en tren … evoco el viaje matinal. Recuerdo, al caniche vestido de Nike y a la pelirroja, me río solo en el vagón.
Un negro que escucha música con cara de aburrido me sonríe. No digo, nada, sería muy difícil de explicar. Me bajo del tren, él continua.
Llego a casa y tras cenar, pienso que merece la pena retomar mi blog, lo tengo un poco abandonado.

Foto: KATE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s