El honor de acompañar y aprender. Pasión de supervisor.


Nuestro equipo tuvo el honor de acompañar a una organización durante casi diez años; de esta no daré muchos detalles por rigurosidad profesional.
Hemos vivido juntos situaciones diversas.  Hemos aprendido juntos inventando y creando. Poniendo en valor la práctica de cada día; imaginando el futuro …
Hemos tenido el honor de aprender junto a ellos.
Me pidieron unas palabras y  brotó agradecimiento por todos los poros.
No podía ser menos.

Busqué un haiku, algo sencillo y profundo,  simbólico y que diera respuesta a  la ocasión.
Me conecté con una  imagen que nos traslada a momentos compartidos.

Venga, vayamos
a ver la nieve
hasta que caigamos rendidos
Bosho

 

En supervisión los temas tratados quedan para el cliente, para la experiencia vivida.
Lo interesante pasa siempre entre sesión y sesión.
Siguiendo  esta premisa, después de esta vida laboral tan intensa,  ahora comienza lo interesante.
Me alegro de que estos colegas lleguen al jubileo, al descanso merecido.
Días después de cumplir con el encargo,  miro mi  blog;  mis ultimas publicaciones.
Reflexiono.  El cuerpo me pide un poco más de baile. 

Vivimos en una época de incertidumbre, de ambivalencia social. Nuestros líderes se tambalean,  los encargos sociales se adelgazan en el tiempo, se estiran como finos hilos sin consistencia.
No es fácil, saber para qué o para quienes nos piden que trabajemos.  La falta de cultura – práctica reflexiva –  de los operadores sociales  conduce a banalizar  esta situación y así también nuestra propia experiencia.  Algunos crean atajos,  alimentan  mitos, rechazan miradas externas.  “Lo mio es lo mejor” …

Pienso que poder despedirse con sosiego y con la tranquilidad de haber contribuido desde la humildad y la discreción;  honra a estos pioneros de relación y transformación social.
Me siento afortunado como supervisor de haber estado cerca de ellos; de poder haber hecho mi trabajo, de preguntar, de construir,  de hipotetizar… Pasión de supervisor.

Los profesionales que nos movemos en espacios de relación, necesitamos afirmar desde la apreciación de nuestra práctica lo que nos conecta con nuestras mejores experiencias, lo que nos afirma y nos conecta con lo que se espera de nosotros. No solo lo que deseamos desde nosotros mismos,  desde nuestra propia mirada, a veces solitaria,  a veces abandonada … por momentos sin futuro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s