MAS EDUCACIÓN SOCIAL POR FAVOR , CRÓNICA DE UN CONGRESO


Ocho horas de viaje con un colega con el que compartes proyecto desde hace veinte años por la Ruta de la Plata. Música, conversación, recuerdos… Mas proyectos.  Ocho horas por una alfombra  verde, húmeda, pariendo abril su intensidad.   Desde los tristes pinos de las cunetas de la A-8 a las nobles encinas del campo charro dan para mucho. El tiempo es fugaz y  liquido como un hilo de miel.
Llegué a Sevilla con una mezcla de ilusión y escepticismo. Ilusión por volver a conectar con mis inicios profesionales. Escepticismo inducido por las formas, un tanto complejas, anticipadas de como se desarrollaría este 7 Congreso de Educación social.

La inauguración oficial, estuvo dentro de los marcos esperados. La relevancia política del acto, su mediatización posiciona al colectivo profesional en el “espacio natural” de los ecos sociales.
De este primer acto y de los siguientes – presentación del congreso – me comenzaron a inquietar  – in situ – y más a toro pasado la insistencia por la participación y el diálogo. Al principio pensé que era algo que se dice en todos los congresos. Cuando comencé a contemplar la querencia a los minutos de gloria de algunos oradores y participantes, en merma por los contenidos;  vi que el tema no era banal. Tanta insistencia era porque no estaba garantizada.

Mucho de lo expresado en las sesiones plenarias me lleva a tener una sensación de bucle.  Más allá del reconocimiento del que me siento orgulloso, retrotraernos a la historia de nuestras citas-referencia:  Pamplona, Murcia, … El tono reivindicativo expresado entonces, afirmar nuestra presencia; estar y presentar nuestra práctica, escribir… Un movimiento pendular del que no salimos de forma resoluta.

Nuevas realidades emergentes, nuevas situaciones nos confrontan ante debates sobre los que pasamos por encima. Presentamos la diversidad de prácticas de educadores y educadores sociales como “la práctica de la educación social”… como en otras disciplinas; quizás buscando una falsa normalidad, buscamos Verdades con mayusculas.  Hay tantas prácticas de educación social como educadores-as sociales. Tantas como contextos en los que las hace legítimas, su encargo social, una formación y una relación de mutuo reconocimiento y vinculación con el sistema de usuarios-as. Me sumo a la necesidad de asumir y adquirir habilidades de que,  en cualquier disciplina social, operar desde los márgenes; manejarse desde una cierta incertidumbre facilita y ofrece mas beneficios para sus actores profesionales. Por la necesidad que tienen de construir permanente su posición, no dar nada por sentado. En este sentido me cuesta aceptar que la solución a los problemas de la Educación social pasen por una cierta afirmación en términos de proclama.

Sorprenden afirmaciones, tan rotundas sobre el tipo de organización que es mejor que otra a la hora de desarrollar encargos sociales. ¿Qué hace que sea más legitimo que? ¿Dónde nos quedamos los educadores sociales que hace mas de veinte años fuimos emprendedores y desde entonces sostenemos proyectos de desarrollo de la profesión? Como en todos los ámbitos todos los discursos se vuelven “generosos” y rotundos en beneficio de la comunidad y del interés al que pertenecen.

Durante el día y la tarde, se coló por los poros de una organización rígida,  la necesidad de narrar y contar historias de las personas que hacen y construyen la educación social.

Lo que hubiera sido, por la tarde, una mesa soporifera tras la comida. Resultó tremendamente “estimulante”. Seguimos dando indicaciones y soflamas en lugar de generar contextos de elección. Un clásico: la “ética de la indicación” frente a la “ética de la elección”. Rescato una aportación interesante: diferenciar el espacio de “militancia” o compromiso profesional y el propio de las acciones o las tareas del proyecto / servicio.

Termino el día con desazón compartida, trabajo en pequeños grupos. Retomo la proclama matinal de la participación. Mas de lo mismo. Minutos de gloria, falta de método… Termino el día con una sensación fast-food.
A mas educación social mas ciudadania. Firmo.
Me levanto esta mañana temprano tras un sueño intenso. El paseo por Sevilla, anoche fue fantástico.
Me propuse no escribir. Me viene a la cabeza el lema del congreso.
Pienso.
Mas educación social, por favor. Comencemos en casa y entre nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s