Placeres sencillos


Un paseo en velero, una conversación enlazada sin pausa … disfrutar del sol y sentir el cuerpo pesado y perezoso.

Tomar contacto con el tiempo; en silencio y sin nombrarlo pensar cuantos años han pasado desde que conozco a Edu y Alberto … mas de cuarenta, si mas de cuarenta.  Ha pasado tanto tiempo …

La mañana corría, lenta como el viento ; después del almuerzo me sugieren interrumpir la conversación; experimentar la proa del barco. Temeroso y sin equilibrio avanzo, repto y me coloco en el pico. Me tumbo. Miro al cielo… Paz y plenitud. Bendigo el momento. Disfruto .  El mar mece el barco, me dejo acunar,  el sol templa al mediodía.  Me animo y a horcajadas juego en la punta. Como un niño cabalgo con olas juguetonas. Experimento un placer primario… quizás grabado en experiencias de juventud.  Así se va la mañana. La penúltima mañana de este verano.

IMG_4234

 

Retomamos la conversación. Seguimos intercambiando palabras, ideas…  hasta despedirnos. Cuando estoy solo, desde el coche vuelvo a ver el mar … a lo lejos, tiene otra dimensión.  Ahora,  es lugar de encuentro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s