Aprender, desaprender y reaprender… en grupo


Hace ya 17 años que ejerzo como supervisor.  Me di cuenta de esto la semana pasada en casa, en el garaje al buscar unos papeles… un CD de recuperación de datos que titulé en su día “SP apuntes”, se había convertido en un trozo de plástico inerte.
No comunicaba.  Solo daba vueltas y un ruido horroroso, no conectaba con mi ordenador. Lo que me llevó,  a través de viejas carpetas, a un viaje en el tiempo… 1994. Dicen que el papel, lo aguanta todo. El refrán castellano: el que guarda halla.

Me di cuenta entonces de cómo habían cambiado algunas cosas, de cómo he cambiado yo. En unos minutos, mientras pasaba las páginas y miraba una pila de folios recuperé  vivencias de los últimos años.  Me di cuenta también de  lo que no ha cambiado… de lo que funciona como un bucle recursivo para mantenerse constante, a pesar de propuestas constantes con miradas de innovación. Conecté de nuevo con el tema de las últimas semanas en el blog: la supervisión en grupo.

Podemos mantener esta hipótesis;  el tipo  de prácticas de supervisión son reflejo de un contexto mayor donde se dan un tipo determinado de  prácticas profesionales.

Durante un tiempo, la modalidad de supervisión en grupo fue una de las demandas mas recibida.  Reflejo de la vida comunitaria y de la cultura colectivista. Hoy se privilegian más otro tipo de encuadres individuales.

Ni todas las situaciones son para ser tratadas en el marco grupal, ni el Coaching  o la Supervisión individual son  para todos y todas las situaciones.  Al hilo de esta afirmación podemos recuperar la afirmación de Francisco Varela: “La vida es la capacidad de preservar la diferencia”.

En este sentido,  mi concepción de un grupo de supervisión tiene que ver con  esta idea que fruto de lecturas y reflexiones hemos mantenido en este blog.  Porpugnamos fortalecer las diferencias desde una relación profesional que posibilite el crecimiento de los miembros a traves de experiencias en grupo. Vivir y aprender en grupo debe de ser consecuencia de una elección. Las elecciones nos conectan con nuestro sentimiento de vivir una  existencia en libertad.

Supervisión, ha sido siempre una palabra complicada de explicar. Su acepción polisémica nos remite inevitablemente,  más al deseo de experimentar que al esfuerzo de “desanudar” conceptualizaciones e ideas.

Hace ya muchos años que soy supervisor y sigo teniendo la misma dificultad, ahora si cabe, me encuentro con un problema mayor: intuyo mas necesidad de aprender y reaprender a colaborar, a vivir con otra significación en grupo, hoy en 2012; aquí y ahora. Cara al desarrollo de capacidades profesionales,  a la vez  que me encuentro con menor predisposición para vivir experiencias en este ámbito.

Como dice Edgar Morin en su libro “La Via” : “Los analfabetos del siglo XXI no serán los que no sepan leer ni escribir, sino los que no puedan aprender, desaprender y reaprender”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s