Reconocimiento.


(Video 2 continuación al final de la entrada)

Hace algunos años, ante un ataque de rabia por un sentimiento de agravio, emoción restrictiva por excelencia, un amigo me dijo: no te preocupes tanto por el reconocimiento. Te llegará. Estaba tan bloqueado que no  acababa de comprender,  ni siquiera percibir  lo que me quería transmitir.  Sus palabras tenían un  sentido profético  que no  me calmaba. Lo necesitaba aqui y ahora. Punto. Mi posición muy primaria y  me llevaba a encerrarme y no oir más que mis propios deseors. Mi amigo quería calmarme y tenía razón. El reconocmineto llega y  entonces es un un bálsamo para viejas heridas.  Pero descubierto esto hay más.
En mi  entorno  compruebo con sorpresa y satisfacción  hay pequeños gestos que lo hacen necesario para nuestras relaciones.  Cuando digo, compruebo no hablo de un algo sesudo, digo compruebo como algo experimental. Vivencial. Algo,  si cabe más importante.  En otro orden de  vivencias,   además de expresar o sentir la necesidad de recibirlo,  aprece la necesidad de practicarlo. Entonces se siente una gran paz interior.  Una conexión  interna que que le permite a uno estar, consigo mismo, conectado. Gracias a los otros.

El Reconocimiento según el glosario de Doc Childre y Howard  Martin es un “estado emocional”  en el que las personas tenemos una clara percepción de la calidad y amplitud de nuestras posibilidades para ejercerlo. El Reconocimiento, posibilita una mejora del equilibrio psicológico, de  las funciones cardiovasculares y del sistema inmunitario. (L’inteligence intuitive du coeur)

Lunes tarde, un viaje me impide estar con un grupo de colegas en un grupo de supervisión de casos ligados a la formación de equipos innovadores que dirige Sabino Ayestarán. Con este profesor emérito he aprendido mucho, durante mi formación profesional, en mi formación universitaria y ahora en este grupo tan especial.  Gracias Sabino por lo que nos estás dando y por lo que nos posibilitas. No puedo estar en dos sitios a la vez, y elijo.
Algo pasa en el grupo, ese día que yo no voy. Debe ser importante y extraordinario, porque sin estar presente me llegan las ondas de un fuerte reconocimiento.  Del grupo hacia la propia dinñamica seguida. A través del correo electrónico llegan mensajes, no sé porqué… siento curiosidad y  a la vez satisfacción  de pertenecer  a un grupo en el que se reconocen los gestos, los hechos. Miro mi buzón y dos días después siguen llegando mensajes de agradecimiento. Tengo el impulso de agradecer algo a todos  por estar allí presentes, por existir. Por que son una referencia importante, para mi en este momento.

El mismo día, horas después. Conecto mi “pinganillo” para recibir señales inalambricas al ordenador.  Desde el tren bajo nuevos mensajes. Y veo  en una foto al hijo de unos amigos recién nacido,  en la foto con una foto hay un mensaje personal . Nuevo reconocimiento. La emoción me inunda.  Escribo unas letras y devuelvo la misiva.

Martes comienzo un trabajo en un nuevo contexto, nuevas gentes.  Pienso mucho en lo que he sentido el día anterior. Me paso el día conectando con nuevas personas y reconociéndolas.  Me siento bien. Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s