La guerra de las emociones


Este verano, tras consumir todos los títulos que tenía al alcance de Haruki Murakami, me acerque a una librería en busca de nuevos títulos de literatura japonesa. Una joven vendedora de recomendó a Yukio Mishima. Al principio la miré con escepticismo.  Me habló bien del tal Mishima, yo miré sus libros en edición de bolsillo con pereza. Mi pobre cultura sobre literatura japonesa no me permitía saber que estaba ante uno de los grandes. Comencé con una novela preciosa. Una historia de amor, poder y política: “Después del banquete”.

Para una ocasión señalada guarde la tetralogía “Mar de la fertilidad”, durante estos días de sosiego condicionado, entre terminales de aeropuerto, nieves y tiempos de espera;  he comenzado “Nieve de Primavera”. Estoy impresionado e impactado por la calidad de los mapas emocionales. Seleccionaría muchos de los diálogos. Pero me quedo con esta reflexión de uno de los protagonistas:

…” Hoy todas las historias de las guerras pasadas han sido reducidas al nivel de los relatos que oímos  a los suboficiales de mediana edad en el colegio militar, y las exageradas narraciones bélicas de los granjeros alrededor de la lumbre. Ahora no hay muchas oportunidades de morir en el campo de batalla. Pero ahora que las antiguas guerras han acabado, ha dado comienzo una nueva era: la de las emociones. Una clase de guerra, por tanto, que los estúpidos y los insensibles ni advertirán. Pero ha empezado en serio. Los jóvenes elegidos para hacer esa guerra han empezado la pelea. Y tú eres uno de ellos. De eso no hay la menor duda. Y lo mismo que en las guerras antiguas, habrá también bajas en esta guerra de emociones, creo yo. Es el sino de nuestra edad, y tú eres uno de nuestros representantes. ¿Qué dices a todo esto? Tú estás resuelto a morir en esta nueva guerra, ¿no? “


Yuko Mishima escribió este texto en 1969. En el año 2010,  los militares en españa  toman los aeropuertos para defender el espacio aéreo y para garantizar el derecho al descanso de miles de personas. En el fondo se mascullan emociones como la rabia contenida, la indignación, la incertidumbre, la desazón…

La guerra de las emociones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s