DESESTRUCTURADOS





Una vez más… me irrita oír este adjetivo calificativo.  Estoy en casa después de comer, viendo las noticias. Y zas! Aparece la locutora y lo dice. Tal que así: “Se trata de niños que forman parte de familias desestructuradas”… Lo sueltan y se quedan tan frescos.
Pueden tener la disculpa del oficio de periodista común, saber de todo y con profundida de pocos temas.
He hecho una pequeña causa en contra de este adjetivo atribuido a las familias y a las personas que las forman. Sobre todo cuando se lo oigo a un profesional de lo social, lo educativo o lo sanitario. En tono radical espeto: “no existe ninguna familia desestructurada, todas tienen estructura. Todas. Si existe una estructura estándar avísenme”


Mandamos mensajes del tipo “familia desestructurada”. Y de forma velada decimos quien está en la norma y quién no. No seré yo quien niegue que existan familias con comportamientos disfuncionales o con hábitos no saludables. Pero negar la estructura a una familia es como volverla transparente, hacerla inexistente.  Decimos sin decirlo: los desestructurados no cuentan o ” ¡ya esperabamos que hicierais esto! sois unos desestructurados…”

Me temo que desestructurado – para el que lo usa- es un eufemismo para definir problemático, conflictivo o socialmente “no correcto”.  Usar al comunicar : familia desestructurada , permite no decir nada de forma explícita a  la vez que  reafirma, al que lo usa,  en que su estructura – quizás simbólicamente-  es “la buena”.

Esto es en el fondo lo que me preocupa y me hace reaccionar; caer en sutiles valoraciones morales que no consideran el derecho a la diferencia.  “Desestructurados o no”. Cada uno de nosotros y nosotras somos hijos e hijas de una historia genuina. La diferencia y las peculiaridades de nuestra estirpe: nuestros mitos y valores produce una estructura propia de un valor singular. Por tanto todos la tenemos: hasta las familias  más banales.

FOTO DE CABECERA: OPENPHOTOChris

Anuncios

4 comentarios sobre “DESESTRUCTURADOS

  1. […] Escucho la radio a modo Guadiana. Cuando me topo con G. Nierga me parece una fiesta, evoca noches de pinganillo y complicidad. Hablar por hablar. Yo escuchar por escuchar. A mediados de diciembre en una de sus tertulias en la SER sobre temas educativos nos trae el testimonio de una adolescente que tras una infancia dura, sale adelante con la colaboración de un bibliotecario que en su tiempo libre práctica artes marciales. La mezcla, la creatividad, le convierte en un educador excepcional. Un soporte educativo y afectivo único para la niña. Tras la palabra de ambos y las preguntas de los participantes. Aparece la bicha. El tema de este post. Un bucle en este blog. La Nierga, mi gran Nierga, califica estas experiencia de infancia dura en contextos de familias “desestructuradas“. Hasta el corrector del wordpress me pone en rojo la palabra, algo no va. Sobre el tema ya vengo escribiendo, como os decía. ver POST DESESTRUCTURADOS  […]

  2. Hola,
    Creo que estás mezclando conceptos.
    Si bien es cierto que puede haber usos inapropiados del calificativo desestructuradas, en el caso de las familias es aplicable a aquellas (fuere cual fuere el modelo inicial) que por cualquier causa han visto cómo éste se transforma, y en ocasiones bruscamente.
    Si se utiliza para hablar de modelos concretos, entonces sí es un uso perverso, pero concentrar los posibles usos en uno sólo es reduccionista.
    Hasta pronto.

    1. Gracias por tu interés Joanka!
      No creo que mezcle nada. Creo que hay un “cruce”, de lo profesional o técnico a ámbitos coloquiales o públicos. Usamos construcciones que hacemos los profesionales para manejar nuestra realidad (profesional) que luego pasan a la vida cotidiana. El problema, desde mi punto de vista, se da cuando estos usos construyen realidades con criterios de norma moral.
      Tu mismo lo reconoces al hablar de “usos perversos” hablando de modelos de familias… quizás este sea el problema, pienso que cada uno tenemos uno propio e irrepetible. Otros piensan que hay nosologías… clasificaciones. Esto es de lo que yo hablo.
      Ciertamente, otra cosa es hablar de “modelos” o corrientes…para comprender o acercarnos a las familias… Pero esto, repito, no supone que la realidad sea así.

      De nuevo gracias por tu opinión! Espero que no sea la última!

      1. Yo creo que tiene que ver también con:
        grupo de sin papeles, seguidores ultras, extremistas islámicos, inmigrantes y ese tipo de etiquetas que nos permiten ubicar a los demás en una realidad ajena, realidad de los que tienes problemas, de los que no son como yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s