SOBRE POLITICA Y TRABAJO SOCIAL


BCN0909 027-1
Volvía yo de Barcelona, en tren vía Pamplona. No hasta Donostia como hubiese sido lo normal. Para ganar tiempo dejo el coche en Pamplona y luego cojo el tren desde allí.   ¡Esto si que es una cuestión consecuencia de la política!
En Pamplona mientras tomaba un café me encontré con un artículo de opinión en Diario de N0ticias
Intervención social en tiempos de crisis: de la inculpación a la política en Noticias de Navarra, escribe PACO RODA.
Las opiniones a la par que interesantes me llevaron a un “run-run” que me ha hecho recuperar el artículo, leerlo y releerlo.

De entrada, me parece muy interesante y necesario que los profesionales de lo social escriban y expresen opiniones sobre su práctica. Decía Benjamín FRANKLIN: Si no quieres perderte en el olvido tan pronto como estés muerto y corrompido, escribe cosas dignas de leerse o haz cosas dignas de escribirse.
En  lo social, en el espacio profesional de lo social faltan reflexiones profesionales que conecten la práctica con la reflexión.

En este caso se presenta una llamada a la conciencia política de la profesión del trabajo social.
Parece como si ante el contexto y panorama social que se nos presenta, ante la “crisis económica”  los criterios profesionales tuvieran que “reiniciarse”…

Es cierto que los ajustes administrativos están  haciendo que las posiciones profesionales, los lugares de los profesionales de los servicios sociales; de todos, no solo de los trabajadores y trabajadoras sociales se tengan que ajustar,  resituarse. Pero no pienso que esto tenga que ver con una reactivación política. Y mucho menos en un contexto profesional.

Una cosa son los mandatos administrativos y otra las posibilidades de intervención y de actuación profesional. Esta es una diferenciación clave en términos de ética. Pienso que en este artículo de opinión, hay un esfuerzo por hacer valer la ética personal y es algo a valorar, especialmente con la que está cayendo.  Pero una vez más… confundimos ética con deontología, ver post en el que recogí diferenciaciones.

En cuanto a la activación política y la crisis, no olvidemos que los sujetos de derecho, los verdaderos protagonistas son los ciudadanos y ciudadanas.
Por seguir diferenciando, en el contexto en el que estamos, en estos días, si alguien tiene algo que ganar o perder; si se moviliza o no. Son los ciudadanos. Los profesionales de los servicios sociales, en general,  tienen otro tipo de problemáticas, otro tipo de dificultades. De otra índole.  Y posibilidades y recursos para afrontarlos.

Para terminar, no olvidemos tampoco que no todos los “Trabajadores sociales” son iguales, aunque tengan, como otros colectivos profesionales un alto sentimiento corporativo y un alto valor profesional en el sistema público de protección social. Al hilo de esto,  recuerdo una frase que el teólogo Enrique Miret Magdalenas utilizaba cuando, al final de la transición, los críticos se dirigían de forma genérica a los religiosos: “una cosa son las personas  y otra el personal de la iglesia”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s