¿QUIÉN CUIDA AL EDUCADOR?


businesswomanwalkinghambe9

Este domingo he leido en EL PAIS un  interesante reportaje al hilo de las recientes investigaciones del defensor del pueblo realizadas a  centros de menores y sobre  las denuncias que han hecho de algunos medios de comunicación.
Está titulado ” Convivencias al límite”, lo firma Juan Jesús ARNAEZ . Pone encima de la mesa aspectos críticos de la relación que tienen  algunos medios con las noticias que “producen”  hechos sociales de impacto como el de los menores en dificultad.

Como profesional de lo social,  de forma mas explícita,  como educador social,  que debutó en este tipo de centros y actualmente como supervisor y asesor de este tipo de instituciones. Tengo una  visión,  la sociedad sobre este  tema  ha cambiado muy poco;  a la vez,  han  cambiado mucho los tiempos. Nuevas problemáticas sociales  y  jovenes con diferentes necesidades… .
Hay  muchas miradas exteriores con exigencias  o con actitudes del tipo: ¡ conmigo no va el tema!

Quizás sea esta la cuestión… la mirada exterior.

La mirada exterior a las  instituciones sociales que cumplen su función por encargo social. La mirada exterior a los lugares donde van chicos y chicas por mandatos sociales, administartivos, o judiciales.
La mirada exterior  puede ser un apoyo  favorecer y posibilitar. También  puede dañar.
Hay miradas exteriores que señalan, buscan e  indagan , revuelven… hasta encontrar lo que previamente ya habian visto sin mirar.
No son miradas neutras. No son ojos limpios. Miran  buscando la denuncia.

Por contra, hay miradas exteriores que buscan  desde la neutralidad y la aceptación   que estos sistemas no se replieguen sobre si mismos. Son miradas que ayudan a enunciar problemas; a que al trabajar con los conlfictos de esta sociedad podamos,  entre todos,  estabelecer caminos de ida y vuelta. No solo un lugar  “donde colocarlos donde un tiempo”.

La pregunta que me rebotaba el otro domingo tras leer el reportaje de marras es saber ¿quien cuida de estos educadores?

“Denunciarlos” desde los medios de comunicación, supone lanzar una sospecha sobre  una profesión,sobre  una acticvidad profesional que ya de por sí ha estado y está a merced de las emergencias y necesidades sociales; invadida y “ocupada”  por otros colectivos profesionales, con muchas dificultades para defender con nitidez sus prácticas diversas.

Enunciar los problemas junto a los profesionales. Junto a ellos y ellas, en cada contexto y de forma permanente, supone asumir que este tabajo en construcción necesita “miradas externas” para hacer que los problemas se conviertan en  posibilidades.

Cuidar a los educadores y educadoras supone darles tiempos y espacios. Fundamentalmente durante sus tiempos de trabajo.  Tiempos y espacios que les  premitan   enunciar sus problemas  de forma tranquila.
Con asesores, supervisores externos,  con profesionales que les ayuden a buscar seguridad. Profesionales que les ayuden a entrar y a salir de la intensidad en la que tienen que manejarse y desarrollarse día a día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s