DEL ORIGEN AL LÍMITE (PARTE 2ª)


Algunas historias en primera persona.

lago
Tengo 43 años. …(…)
Desde hace 23 años soy un profesional de ayuda en contextos sociales.
Llevo más de media vida dedicado a ayudar a los demás. Cuando lo escribo y lo leo después de escribirlo es algo que me da cierta sensación de vértigo… algo que cuando menos hace pensar y plantear algunas preguntas.

Todo empezó por una equivocación, por un error. Alguien me ofreció trabajo por confusión. Las casualidades no existen y este fue el momento que permitió que comenzara todo.
En esa época, uno podía definirse como Educador social por su experiencia vital y por sus capacidades, por como se enfrentaba a grandes responsabilidades de trabajo en pequeñas dosis. Hoy las cosas han cambiado en la forma, tenemos titulaciones y aparentemente reconocimiento… pero como suelo repetir una y otra vez… ” mucha responsabilidad sin reconocimiento – del tipo que sea – son una crueldad” . Parece ser que   cuando se  debuta en el trabajo de profesional de ayuda las cosas no han cambiado mucho. Ahora es como antes, quizás peor!  Ahora cuando actuó como supervisor y escucho los relatos y las demandas de los jóvenes profesionales, deseosos de ser útiles en distintos contextos, mi percepción es de una distorsión del sentimiento y percepción de la libertad: de la concepción de libertad favorecida por la elección -que sería lo deseable- estamos pasando a situaciones en las que los profesionales han confundido la libertad con la soledad… con ser autoreferenciales… sin posibilidad de elección, bloqueados; tengo la impresión de que las cosas no han mejorado mucho. Pero esta es otra historia que tiene que ver con las posiciones éticas desde las que nos vamos  construyendo como profesionales de ayuda.
Pero volvamos a la historia personal, lo más interesante es que yo no sabía nada de esto cuando me enamoré de mi profesión cuando tenía 18 años. Cuando tenía 18 años estaba sumido en una dimensión mítica de la ayuda que no sabía que tenía. Uno no sabe en el agua que nada, solo sabe que es placentera y que huele bien… por eso sigue en ella.
Todavía recuerdo la primera tarde cuando tras la entrevista con el director del centro de menores donde trabaje como educador durante seis años. Esa tarde tuve muchas sensaciones. La primera, que me iban a pagar por hacer algo que me gustaba, la segunda que si pagaban, seguramente era porque iba a ser duro… recuerdo una conversación con un amigo que inició el trabajo el mismo día  que yo:

 

– ¡ Este no es un trabajo para toda la vida!
– ¡No!
-yo no pienso aguantar mas que unos años, lo justo para terminar mis estudios… y tener una experiencia….

Evidentemente, algo nos cautivo, pasaron los años y esta experiencia nos llevo a otra, luego a otra y así a construirnos como profesionales.
Cuando años después con el recuerdo, pienso en esos momentos… algo toma sentido, hay una forma de ver las cosas distintas, es como si las piezas de un puzzle se pudieran encajar y como si historias que hasta entonces estuvieran desconectadas… por arte de magia tomaran cuerpo y tuvieran sentido…

 

Como profesional de ayuda he sido educador en un centro de menores que tenían problemas con la justicia durante 6 años, he trabajado con posterioridad como en medio abierto coordinando un equipo que trabajaba sobre el terreno en diferentes actuaciones preventivas dirigidas a la infancia y a la adolescencia. Esta aventura duró otros 6 años. Con posterioridad mis tareas se han diversificado gracias a la aventura compartida de crear y gestionar nuestra propia empresa. Como psicólogo y terapeuta de familia mis tareas se han orientado hacia la intervención comunitaria y el trabajo con familias desde una perspectiva sistémica. También desde hace más de 10 años asesoro y superviso a profesionales, organizaciones y equipos de trabajo.

Cuando pienso en este recorrido profesional y observo el transcurso de mis sucesos vitales veo relaciones y cuestiones que son difícilmente ineludibles. Algunas  de las preguntas que uno se puede hacer sobre sus sucesos vitales no son nada originales. Teniendo la particularidad y lo específico de lo íntimo- que no es poco- pueden funcionar como hipótesis explicativas sobre  situaciones críticas que los profesionales de la ayuda social, educativa o sanitaria, vivimos con angustia y no sabemos donde ubicar. 

La familia de origen y los profesionales de ayuda: la identidad como fondo.

parejaUno conoce y sabe de su origen por lo que le han contado, por  lo que ha escuchado o ha querido oír en su familia. Algunas de estas cosas, toman forma de relato o narración. Siendo la parte de una historia familiar más amplia que, a veces,  a fuerza de oírla y de tenerla presente, se puede olvidar.

El origen visto así es una historia, un relato que se transmite de generación en generación en forma de narración.

En el diccionario, cuando se busca el término origen, encontramos conceptos que hacen referencia a:  principio, nacimiento, manantial, raíz y causa de algo; también significa: Patria, país donde alguien ha nacido o tuvo principio la familia o de donde algo proviene. Otras acepciones son: Ascendencia, o serie de ascendientes. Principio, motivo o causa moral de algo.La familia de origen como concepto, ligada a la actividad terapéutica es una relación que ha motivado análisis en las escuelas de orientación sistémica. La idea central es como ayudar a los psicoterapeutas a conectar con su familia de origen, con la hitos, con los sucesos vitales también con sus puntos de ceguera, con las fortalezas que le ha proporcionado su estirpe de forma natural y que frecuentemente no son valorados, pues se diluyen en el vivir cotidiano.
Ayudar a que los terapeutas tomen contacto con su historia familiar e identifiquen que conflictos han estado y están presentes en su vida actual y cuales son un problema y cuales una posibilidad cara a la relación que establecen en su actividad terapéutica cuando son requeridos y consultados por las familias.
Este trabajo tremendamente interesante y necesario no lo es por ser algo específico o inherente al campo clínico. Observamos que en el ámbito de la ayuda social, en el trabajo social, la educación social o la intervención psicológica en contextos no clínicos o en la sanidad en general, es igualmente necesario. Percibimos, desde diferentes realidades y demandas que es una necesidad de atención prioritaria, sobre todo para los nuevos profesionales de ayuda social, educativa y sanitaria.

Quizás sean las confrontaciones con el mundo personal y familiar las que con más intensidad se viven en el ejercicio profesional. Confrontaciones que aparecen  fruto de las relaciones  con tanta intensidad  con los usuarios como en los contextos que hemos definido como clínicos.  Si se me apura, en estos con menos protección personal para los operadores sociales por las características propias de los formatos de la intervención, la diversidad de las técnicas a emplear, la naturaleza y diversidad de los propios contextos en los que se ven abocados a desarrollar sus tareas sociosanitarias, sociales, psicosociales o socioeducativas.
La cuestión de fondo, a mi parecer es la de la identidad profesional que uno obtiene cuando se relaciona en determinados contextos como operador social. Hace tiempo que vengo reflexionando sobre la cuestión y he mantenido en diferentes escritos[1] que los trabajadores de lo social obtienen su identidad a partir de tres grandes esferas de influencia que se relacionan entre si y que configuran un “sistema en interacción que proporciona identidad profesional”. Esto es: uno sabe quien es en el terreno de la intervención social, no solo por decir quien es sino por un proceso de interacción y de combinación de elementos significativos que se configuran a partir de:

 Su propia historia personal.
El encargo social  que recibe
y que se configura en el proyecto en el que realiza las tareas concretas como profesional.
La negociación del rol que mantiene con los usuarios-as destinatarios de los servicios o presanciones profesionales que les facilita. 

He definido este artefacto racional como una herramienta conceptual para “explicarme” algunos de los conflictos o situaciones  complicadas que me persiguen en el aquí y en el ahora.
Y es que, siguiendo a BATESON, uno se siente más libre si es capaz de diferenciarse de los distintos sistemas en los que se identifica y se reconoce, los que le devuelven y le den identidad de operador social. Si además en relación con estos se siente libre de operar a partir de sus necesidades y en relación con los usuarios-as generando contextos de libertad aparece una posición ética tremendamente interesante.

La ética es una cuestión que aparece en el tiempo y que no se puede “comprar”, estamos sometidos a sucesos que nos interpelan y que nos modelan en el devenir de nuestra historia personal.  Ética y relación de ayuda están muy mediatizadas de nuevo por las experiencias  que se suceden en la familia de origen.


 [1]  SÁNCHEZ CANO – MARTÍN GARCÍA, R.J. – P. “La posibilidad de contar lo visto sufrido y hecho” En Claves de Educación social, n’ 2 , Vol 2. Barcelona, Diciembre de 1996.  Pag 1 1 – 1 7.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s