DE RUMORES Y BOCAZAS


Berlusconi ha ganado su particular batalla. Era una guerra ganada antes de empezar. Todo lo tenía de su parte, en el campo de batalla había gente quemada y abatida, solo jugaban los que sabían que podían ganar. Además el campo de batalla huele a basura, a podredumbre acumulada. No es una metáfora. Por distintos motivos en 2006 -justo después de que este divo televisivo amigo de las mafias dejara la presidencia de Italia que no el poder- recorrí Italia de Roma a Nápoles. Lo mas limpio eran las ruinas de Pompeya. Por no citar otras cuestiones como carreteras, seguridad ciudadana, inserción de inmigrantes, etc.
He conocido jóvenes de 30 años que viven con menos de 1000 euros en casa de sus padres, con una carrera universitaria… Ya se que esto pasa también aquí, pero la vida en Italia es mucho más cara. Lo podéis comprobar.
Ese verano le vi haciendo declaraciones xenófobas en la televisión, su medio, su ventana, su púlpito. Me impresiono y me recordó a alguien. Con el polo rosa – Lacoste- morenito, como de haber estado jugando al Padell, o haber estado de bodegas. El pelo engominado… alguien ¿no se?
Berlusconi tiene poder y los contenedores llenos de basura… no los vacía… y cuentan que en Nápoles cuando llega al primer piso, en un ataque de rabia los vecinos, al no soportar el hedor, la queman provocando incendios por los barrios pobres. También ocurre en el centro. La mierda se extiende. Pero el ha vuelto y no se priva.
Dice lo que piensa y lo que piensan muchos machistas… opina sobre los derechos civiles de otros en lugar de limpiar la mierda que da de comer en su casa a sus ratas.
Este “ducce” venido a menos  es todo un bocazas. Siembra rumores de los que obtiene rentabilidad política en su ruinosa Italia. Nos manda un poco de su hedor; dice algo que otros aquí piensan y dicen en círculos reducidos – y no tan reducidos- y que Angela SANROMA ha denunciado públicamente con gran acierto.

Es triste que estemos así pero es lo que tenemos.
Tal y como lo presenta el Roto, una vez más, este tipo de actitudes en los líderes – en este caso Berlusconi- suscita una cadena de rumores y comentarios de una alta toxicidad para nuestra relaciones sociales, en cualquier ámbito, en cualquier esfera… en cualquier rincón, en cualquier calle… en cualquier bar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s