ESPACIO ELECTRONICO


Sobrecogedoras imágenes de un cafre apaleando a una joven inmigrante en un metro, nos hacen olvidar- por momentos – brillantes reflexiones como las que nos aporta Javier Echeverria sobre lo que él construye como ESPACIO ELECTRONICO.
Las cosas sucenden en el tiempo y  el espacio; en nuestro espacio vital y cultural, gracias a las tecnologías tenemos más información. Podemos integrarla a través de  más y diferentes  fuentes.
No es fácil quedar impasible ante el vídeo… menos todavía cuando escuchas al “pavo” escudándose en un supuesto consumo previo.  ¡ Que no se cree ni él… ni nadie!  Ante esta situación en el que el control tecnologico de una camara espia parace una sana bendición, Javier Echeverria, nos mete en la paradoja y nos dice;  es imposible defender al ciudadano de la avalancha tecnologica sobre todo para preservar su espacio intimo. La ciudadana agredida y el agresor son, efectivamente, vigilados por el ojo “intrusivo” que da evidencia de comportamientos antisociales y  agresivos   energumeno. El pavor del otro chico (dicen que también inmigrante) denota el individualismo y la necesidad de mirar y no ver -para poder sobrevivir, en la que vivimos. Pero esta es otra historia. Durante algunos días, en algunos medios de comunicación se reproduce el vídeo y  se puede ver la cara de la agredida, con posterioridad se oculta. La tecnologia, va por delante que la ética. Los bárbaros y los comportamientos racistas también.

Una postura proactiva y centrada en los valores de las TIC, nos lleva en este suceso, como  sugiere en la entrevista Echeverria a una oportunidad de acercamiento a los derechos y a los riesgos que entrañan sus usos.
No se a ciencia cierta, aunque no creo, si este sujeto estaba o no bajo los efectos del alcohol u otras substancias. Hay algo evidente; con su conducta agresiva  se estaba exhibiendo. Tenia un comportamiento realmente narcisista. No porque supiera que estaba siendo grabado; sobre todo por el uso que hace del teléfono móvil, del cual no se separa, y utiliza como una prolongación de su ser… para llevar  más allá su comportameinto agresivo. Este gesto de llegar más lejos, de jalear y de darse autobombo, a mi parecer, hace mas grave, si cabe, el gesto. Haciendo más  evidente su intencionalidad  de hacer daño también  a través del  llamado “espacio electrónico”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s