TERCERA ENTREGA: BELEN PEREZ DE PRADO


Continúo con la serie de entrevistas.

Hoy os traigo a Belén Pérez de Prado.

foto-belen.jpg

belenperez@retena.com

...” Suelo animar siempre a probarlo (y así dejo la definición en el otro), y en ocasiones hablo de asesoramiento unido a la palabra acompañamiento. Suelo mencionar que es una posibilidad de contar con un tiempo y un espacio para tratar aquellos temas con los que uno se complica la vida, hablo de la posibilidad de “deshacer nudos”, de “quitar sábanas a los fantasmas”.

Belén se presenta como: Facilitadora en activo.
Es Presidenta de ISPA (Instituto de Supervisores Profesionales Asociados)

Empezaré por tu pregunta final Richard, creo que tirando del hilo de esta surge el resto.Echo en falta un término para definir Supervisión que sea claro por sí mismo que no haga falta explicarlo, matizarlo. Para mi gusto cambiaría la definición de Supervisora por la de “Facilitadora”, se me hace más cercana y accesible. Y echo en falta más colaboración y más vida e intercambio de experiencias entre nosotros. Echo en falta la participación en activo, el diálogo y la discusión y actualización de temas. Esto es algo con lo que estoy lidiando en ISPA día a día y lo que en muchas ocasiones me desanima.

¿Cómo lo difundo?

Bien, dependiendo del contexto de la conversación utilizo un enfoque u otro, digamos que suelo calibrar el quién, dónde y el para qué de la demanda. Si se trata de una persona que trabaja en un equipo suelo dar ejemplos de conflictos habituales en equipos, si hablo con alguien de empresa me oriento más hacia señalar los conflictos que suelen acompañar a la dirección y las posibilidades de “sanidad personal” que la Supervisión ofrece. En estas ocasiones hago referencia a la relación de la supervisión con el coaching; suelo encontrarme con que éste es un término con el que en especial el mundo de empresa está más familiarizado

Suelo animar siempre a probarlo (y así dejo la definición en el otro), y en ocasiones hablo de asesoramiento unido a la palabra acompañamiento. Suelo mencionar que es una posibilidad de contar con un tiempo y un espacio para tratar aquellos temas con los que uno se complica la vida, hablo de la posibilidad de “deshacer nudos”, de “quitar sábanas a los fantasmas”. Hablo de aprender a gestionarse uno mismo y lo que a uno le llega de su entorno y menciono la extensión de dichos beneficios al ámbito relacional. Siempre acabo diciendo lo que es verdad para mí, conocer la supervisón supuso un antes y un después en mi vida.

De todos modos, creo que no se trata tanto de lo que uno dice sino del modo en el que lo vive y expresa, más que convencer me gusta “contagiar ganas” de Supervisión.

Creo que cualquier ámbito profesional es idóneo para desarrollar nuestra labor. Yo he elegido el mundo de la empresa.

Me estoy encontrando con managers que o bien no han oído hablar de nosotros, o nos sitúan en una nebulosa entre la concepción de la palabra en el sentido de control, entre lo social y como mucho confundido con recursos humanos.Si bien en lo Social parece estar poco a poco más asentada, en el mundo de la empresa sin embargo estamos todavía en pañales, la labor en este campo está iniciada y por hacer. En este sentido considero importante el hecho de que no seamos los propios profesionales de la Supervisión los que nos cerremos puertas y nos pongamos límites a la hora de hacer nuestras ofertas.Trabajamos con la persona en relación consigo misma y hacia su tarea en su trabajo, sus superiores o subordinados, sus compañeros de equipo, trabajamos con los conflictos que surgen en estas situaciones y con las consecuencias de ellos en su entorno familiar y relacional. No veo sector ni actividad profesional en la que esto no se de, por lo tanto el campo es tan amplio como uno quiera. Los conflictos surgen, las dificultades a la hora de entender reacciones, sentimientos, emociones propias y ajenas están allí donde hay una persona.

Creo que nuestros puntos fuertes son los recursos en los que nos hemos ido formando, añadidos a los que hemos descubierto como “fuertes” más la consciencia de los que hemos detectado como “débiles en nuestro propio proceso de aprendizaje”. Una formación en Supervisión de calidad aporta un “aprendizaje de vida” del que nutrirse y es para mí precisamente ese proceso de aprendizaje vital nuestro mayor fuerte. Miro alrededor y me recuerdo en muchas miradas. Existe gente en cualquier ámbito con “hambre y sed de aprenderse”, de entenderse, de clarificarse, de sentirse orientado. El ser humano busca continuamente su propio orden personal, desea colocarse por dentro y verse actuar de un modo congruente, creo que la gente instintivamente anhela relacionarse de un modo amable consigo mismo y con su entorno. Creo que nuestro mayor valor radica en facilitar un microclima en el que se de ese milagroso encuentro con uno mismo del que deriva todo lo demás.Saber escuchar demandas y gestionar respuestas y no respuestas, el contar con una sensibilidad especial, con algo así como “un oído más fino” para las situaciones nos puede ayudar a contactar y comunicar de un modo más efectivo. Hagamos uso de lo que hemos aprendido ( y empecemos por nosotros mismos como profesionales) Aumentar el nivel de auto-consciencia, señalar lo que se da y lo que no, el ser capaces de remover, de acompañar, de aportar una visión externa, de gestionar conflictos, todo ello facilita en positivo. En estos momentos no es casual que iniciativas como la conciliación del mundo profesional y personal, y la mediación estén siendo aplicadas, encontramos también que proliferan la publicación de libros de auto-ayuda, todo ello se puede leer como la petición de respuestas a preguntas que la gente ya se está haciendo y no sabe en muchos casos cómo responder. En la sociedad hay cada vez más una demanda de todos estos temas, es importante saber escuchar el clima social y preguntarnos qué podemos aportar nosotros para luego concretizar nuestra oferta.

Los puntos débiles son claramente todos los anteriormente mencionados. Ser Supervisor supone en mi opinión “ser” antes que nada. Es importante estar formado en un centro de calidad y seguir en proceso de formación continua en clave individual así como grupal. Es esencial creer en uno mismo y en lo que uno hace para poder transmitirlo. La gente está cansada de soluciones mágicas, de cursos de mil colores, de dejar dinero y sobre todo Fe, en terapias múltiples. Un participante de un grupo se supervisión se confesaba “quemao” y comentaba con bastante recelo que tenía “el culo pelao” de acudir a todo tipo de cursos, talleres y de charlas sobre lo que “hay que hacer” y que nadie le enseñaba el cómo y cuando. La Fe no se compra, esa Fe en uno mismo y en lo que uno hace es la que en mi opinión es “contagiable” tanto en presencia como por ausencia. Es esa falta de confianza lo que en ocasiones puede llevarnos a infravalorar nuestra tarea como Supervisores, en ocasiones podemos incluso dejarla en una formación puntual con meros visos personales y no continuar con su práctica profesional. Es curioso cómo por ejemplo después de un buen puñado de promociones de Supervisores somos muy pocos los que estamos ejerciendo de Supervisores en activo.

Sobre “Nuevas” tecnologías y TIC (Tecnologías de la información y comunicación).

Estamos inmersos ya en un mundo de Tecnología. El adjetivo Nuevo ya no se aplica en este campo dónde como en la vida, todo se actualiza al segundo. Creo que dicha tecnologías utilizadas de un modo adecuado pueden ampliar y reforzar nuestro campo de actuación profesional, no creo que se trate de una moda en absoluto y sí requieren una dosis importante de creatividad y conocimiento de los códigos y del lenguaje internauta. Veo una aplicación inmediata en Blogs, Webs, en cuanto a la posibilidad que ofrece en la difusión de nuestra actividad. El poder superar distancias y llevar a cabo, por ejemplo, una sesión de metavisión en un momento dado a través de esta vía sería una experiencia interesante. Nos llevaría probablemente a tener en cuenta las limitaciones que conlleva y creo que para aplicarlo a las sesiones de supervisión sería adecuado para una fase en la que la relación esté asentada y el proceso avanzado, aunque es algo que no he vivido y estoy abierta a aprender de la experiencia. Me consta que hay profesionales de la supervisión que hacen oferta de acompañamiento telefónico en casos puntuales, creo que la vía web-cam sería en estos casos más completa. La inmediatez del correo electrónico, las publicaciones digitales, los foros dónde poder trabajar en común, todo ello abre nuevos campos de actuación muy interesantes y nada desdeñables, sólo hace falta un pequeño detalle: querer hacer uso de ellos.

AUTONOMÍA – COLABORACIÓN – ALIANZAS – REDES – INTERDEPENDENCIA…

Por un lado creo que al hecho de contar con otros profesionales no lo denominaría yo ser dependiente, lo uno más a conocer los límites con los que uno cuenta. A mi me gusta sumar en la vida en la medida de lo posible, por lo tanto a tu dicotomía “dependientes o autónomos” te contesto que ambas cosas. Apuesto al 100% por el Conocimiento Compartido, existen grupos que están aplicando este concepto y me parece muy interesante. La autonomía la veo más unida a la identidad, al quién soy, qué hago, dónde y cómo, así como unida al acto de crear, de ejercer mi profesión día a día. El paso siguiente, el de transferir conocimiento para poder contrastar y completar la visión de uno lleva consigo, a mi entender conlleva una seguridad en lo que uno hace, una confianza que ayuda a no ver al otro como alguien que viene a quitarte “un trozo de tarta”sino a alguien que puede aportarte aspectos que desconoces y puede ayudarte a aprender y conseguir a un mejor nivel en tu formación a la hora de integrar tus conocimientos.

Parto de la idea de que nadie es autosuficiente y si bien creo que para “entender el mundo” estar formados en el mayor espectro de campos posibles “abre orejeras” y aporta una flexibilidad esencial en nuestro trabajo. Uno no puede ser maestro de mil asuntos. Para mundualizar sin perderse en ello considero que uno debe previamente reforzar la propia identidad. Me parece imprescindible el especializarse y cumplir de un modo ético y responsable en el desarrollo una tarea específica para luego tener algo que compartir.Me gusta pensar que con el tiempo llegaremos a adquirir una comunicación abierta, confiada y participativa en los ámbitos propios de tal manera que lleguemos a ser capaces de generar y mantener ámbitos compartidos.

Bueno Richard, estas son mis respuestas a tus preguntas, aprovecho la ocasión para darte mi enhorabuena por tu blog, mi agradecimiento por contar conmigo para esta entrevista y de un modo más institucional ya desde ISPA agradecer tu labor en la difusión de la Supervisión.

Un saludo colega

Belén

GRACIAS !

Gracias por tu aportación tan detallada… seguro que da juego para que haya comentarios y participación de blogueros que se dan por aludidos.

Con una foto… estaría perfecta… ¿cuando te podremos ver en el blog… ?

Anuncios

Un comentario sobre “TERCERA ENTREGA: BELEN PEREZ DE PRADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s