APRENDER JUGANDO


Durante este año 2007 se celebra el centenario del escultismo. Por seguir con el post anterior sobre el juego y el aprendizaje a través de la acción; la actualidad me lleva a algunas otras reflexiones sobre prácticas y actuaciones educativas de moda.
Si hay un referente en esto de la pedagogía activa o del aprendizaje a través de la acción es el escultismo.
Empecemos por no olvidar lo que ha aportado este movimiento cívico y educativo, aunque han habido muchos cambios desde su fundación, tanto en la función que ha ido cumpliendo en los distintos contextos donde se ha desarrollado y en los momentos históricos en los que se ha ido configurando como movimiento infantil y juvenil.

La escuela, por ejemplo, ha incorporado progresivamente elementos de la pedagogía activa, de la educación en el tiempo libre, juegos, como elementos y herramientas a su forma de proceder.

raft.jpg


En las organizacones y dirigida a los equipos de trabajo, la aportación del escultismo – de la pedagogía a través de la acción – es la base de lo que hoy se presenta como OUTDOOR TRAINING o “Formación a traves de las experiencias”.
Está de moda y hay de todo. Desde paseos y circuitos en medios naturales, hasta deportes de aventura con cierto riesgo.
Pienso que es necesario que este tipo de ofertas se utilicen con un poco de sentido común. Más que con la idea de “deslumbrar” al personal por su toque de ociosidad y aire libre. Digo esto, bajo el criterio y la necesidad de que este tipo de propuestas se diseñen en una lógica, en la que la acción refuerce a los equipos; fortalezca un proceso.
La aportación que mas me gusta de este tipo de formación o trabajo con los equipos es, todo lo que uno aprende haciendo lo que habitualmente no hace. Mas que un proceso de aprendizaje se trata de una reflexión sobre lo que hay que “desaprender”.

outdoor.jpg

Esto tiene que ver con el denominado CICLO vivencial:
EXPERIMENTACIÓN.
Sin experimentación no hay apertura a los nuevos aprendizajes. Pero no hay garantía de aprendizaje completo.
COMPARTIR. Basicamente, comunicar sobre la experiencia.
INTERPRETAR, o analizar en equipo como ha ido la experiencia compartida, a esto se añade una mirada exterior que complementa la comunicación.
AMPLIAR ¡como no! después de la acción siempre reflexión. Hacernos preguntas que resulten claves; está bien jugar o descubrir cosas juntos pero es bueno desarrollar la cacacidad de cuestionar sobre el contexto que compartimos: ¿Si bueno …y qué? o ¿para qué coño me sirve esto en la oficina? … Se trata de dar sentido a las experiencias.
APLICAR. Como algo lógico… ¿ y ahora qué…? ¿como seguimos el lunes? Como damos una continuidad práctica a lo que hemos hecho. Como pasamos de la experiencia en el exerior a la cotidianeidad del equipo en su labor. Como lo concretamos en su futuro en las situaciones y tareas. En que le será de utilidad.

Lo fácil es ofrecer una panoplia de actividades a la carta.
Lo difícil, ubicarlas con sentido de realidad y práctico en cada caso.

Todo un reto para los asesores que quieren ofrecer algo diferente, pero que no inventan nada nuevo. Solo aportan valor a los momentos compartidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s