Entornos saludables, contactos inolvidables.


f1010022-5.jpg

 Dicen que la noche de San Juan – la víspera- es mágica. Hacía tiempo que no vivía una experiencia como la de este año… entre fantasía y seducción; entre magia y teatro; entre sugestión, representación y evidencia previsible.
He conocido este fin de semana a un Chamán. Entre bromas y chanzas unos amigos me proponen acercarme a visitarlo. Sin pensárnoslo dos veces  nos acercamos. En un laberinto de sabinas, romeros y monte bajo; trufado de olores mediterraneos; entre cantos rodados y pérdidos en un mar  de pistas forestales,  me dejo llevar… yo que me paso el día orientando al personal! (me pregunto de camino ¿qué coñó hago yo visitando a un chamán? como si fuera al zoo a ver a los monos … ¡Que bajo estás cayendo…! )

f1010001.jpg
En un rincón del maestrazgo, doce hectareas son sus dominios, doce hectareas de salvaje tranquilidad para extraer minerales… dar consejos, escuchar y pedir al que le visita; “que no venga a discutirle todo lo que el dice …”
El hombre es acogedor y a la vez confrontador. Lo que dice algo de él, algo a su favor. Me gusta.
Hace años en mi formación como terapeuta, Ignacio Maldonado, nos habló de los chamanes en Mexico; nos contaba que muchas familias humildes que le consultaban, después verificaban sus diagnósticos con el Chamán… Maldonado, desconcertado solucionó este comportamiento visitando también a los tipos que le hacían la competencia y descubrió que su saber popular tenía fuertes coincidencias con su pensamiento constructivista.
Hace tiempo que en nuestras ciudades, aparecen papelitos donde se ofrecen ayudas mágicas… “Doctor, curandero… etc. ” Tienen su público; ayer sin ir más lejos cenando con un grupo de amigos salió la conversación y el 75% me confesó que en algún momento había acudido a una bruja o hechicero y había seguido un ritual “irracional” para; encontrar piso o superar una crisis: enfremedad, mal de amores, etc.

 cci00000-1.jpg

La noche de San Juan, me sacó de los ritos tradicionales y me hizo pensar muchas cosas… me hizo conectar con valores y sensaciones olvidadas. Me hizo pensar que la vida a veces es muy complicada; a veces vivir sencillo es una posibilidad para tomar contacto con la complejidad de la vida.  Pero esta es la historia de todos los días; y todos los días no son San Juan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s