Historias de Supervisión: Dentro y fuera.


No te asustes, no estamos en Barrio Sésamo. Pero hay sensaciones y emociones que recojo como supervisor de equipos que se repiten. Para el que las expresa no cuenta, aunque se lo diga. “Tranquilo… no te pasa solo a tí… es algo habiual… ” Ah! pero voy muy rápido. Hablo del tema como si lo conocieras … ¡como es tan habitual!
Es la sensación de sentirse más fuera que dentro de un equipo… Es una sensación subjetiva que el que la siente tiene pocas oportunidades de expresar. La supervisión es un espacio privilegiado para ello. Es paradójico porque en la supevisión, espacio de encuentro e integrador se relata la vida del excluido. Se utiliza al supervisor para enunciar una situación, a veces para denunciarla. 
El que se siente fuera, tiene la ilusión de ver la vida del equipo – del que forma parte- por el ojo de una cerradura, por una puerta que a veces (se) abre y atraviesa. Todo esto se relata en una experiencia de comunicación circular en la que todo el mundo habla, observa, escucha…
Esta historia tiene una solución posible en el contexto de la supervisión de equipos de trabajo: no construirla como una denuncia. Valorarla positivamente como una enunciación de una situación dada y desde aquí extrarer elementos de feedback. ¿Cuales?
Los elementos que son determinantes para construir un feedback eficaz son estos:

  • Los factores  culturales  que permite mas o menos mensajes directos sobre mi comportamiento: en este caso, si las personas del equipo están preparadas para recibir información directa sobre la cuestión que se presenta.
  • Puesto que el feedback no es un disfraz para el juicio, remarcamos la necesidad de que el supervisor fortalezca los aspectos enunciativos del feedback, más que los designativos, los que suponen una denuncia.
  •  Cuando alguien da  un feedback de otra persona esta expresando la  selección y la percepción  de una parte de esta persona.  Esto en esta situación es tremendamente importante, pues remarcamos aspectos, cuestiones concretas, no juicios totales. 
  • El feedback nos permite trabajar la solución de mis fantasías sobre el comportamiento del otro, en este caso sobre como los otros detreminan mi sensación de exclusión.

El ejercicio del feedback en equipo de trabajo, en  un contexto de comunicación franco y sincero, finalmente, hace que las personas que están más distantes tengan una visión privilegiada para poder dar feedback. y así poder expresar; lo que se tenga como idea,  como idea, lo que se tenga como fantasía; como fantasía, lo que se tenga como deseo;  como deseo.

En el fondo, nos da miedo aceptar que un equipo es un grupo centrado en la tarea y que esto, supone perder ciertas posiciones afectivas en beneficio de otras quizás más frias, quizás más lejanas… quizás ¿mas fuera?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s