SE BUSCA OPERARIO CON MASCOTA


Tengo problemas con las “mascotas”… mejor dicho con los animales … hasta ahora llamados domésticos. Mi abuela tuvo varios periquitos que le acompañaron durante los últimos años de su vida. Pobres pajaros!  se morían uno tras otro…  lo que  me deprimía mucho. Todavía no he asimilado porqué la vida de los animales es más corta que la de las personas.
Quizás por eso hice esfuerzos por salvar y recoger a gatos abandonados en la calle… que luego mi madre me obligó a volver a dejar  donde venían… lo cual me frustraba y confundía aun más. Menos mal que mi relación con los animales “domésticos hasta ahora”… es cada vez más aséptica. En mi bloque…, en mi calle…  por momentos pienso que vivimos tantos vecinos como perros… hay mañanas que me siento invadido por su presencia, sus olores, sus ruidos, sus residuos… en fin,  pero esa es otra (mi) historia de animales.

Es por  eso quizás también por lo que me ha llamado la atención lo que he leído esta mañana en la prensa: hay centros de trabajo que permiten  que sus dueños – los trabajadores-  lleven  sus “mascotas” … fundamentalmente  se les permite porque  se piensa en el “bienestar de los opoerarios ”. Curioso.
Realmente lo que se observa es que mejora el rendimiento y la  felicidad… de los  que laboran. 
«Cada vez más, estamos empezando a ver los beneficios de las mascotas cuando traspasan el papel que desempeñan en el hogar a otras áreas no tan tradicionales como el lugar de trabajo» dice un representante de la asociación americana de mascotas…(APPMA).   Un estudio de esta asociación asegura que  46 millones de norteamericanos estarían dispuestos a trabajar más horas si les permitiera llevar a sus mascotas al trabajo, mientras que 53 millones creen que ayudaría a evitar el absentismo laboral y mejorar la relación con sus jefes.

Son cosas de americanos, del norte, de yanquis,  donde el presidente va al trabajo con su perro y es famoso – el perro-en todo Estados Unidos, un país donde hay más animales domésticos que niños, donde el coste anual de mantenimiento de un perro, incluidas las necesidades básicas como alimentación y cuidados veterinarios, se sitúa cerca de los 1.751 dólares. Son cosas de países ricos y pudientes, donde triunfa el individualismo en las relaciones sociales. También en el trabajo.

En el trabajo, el individualismo es la “enfermedad de nuestro tiempo”, se prefiere al parecer – con todos los intereses económicos que este sector económico tiene- un operario con su gato o con su “chou-chou” entretenido en sus caricias que entrenado en comunicar con sus compañeros de equipo.
Para los profesionales que trabajamos sobre el clima laboral y las relaciones. Que preconizamos estilos comunicativos y saludables, de seguir esto así, más que entrenando y enseñando habilidades de comunicación,  me veo montando una clínica veterinaria o un centro de adiestramiento… para animales.

El reportaje  que he leído finaliza con una rotunda comparación sobre la salud:…
” ….algunas de las personas a las que hemos consultado preferirían tomarse un descanso de 10 minutos para jugar con su perro en vez de fumar…”

Ya me imagino los anuncios de selección de personal del futuro: “SE NECESITA OPERARIO CON MASCAOTA “

Y las entrevistas:

– Buenas! Vengo por lo del anuncio.
– ¿Que hay de la mascota?
– Tengo un pez!
– Vale!
– La comida la pongo yo o la pagan ustedes? Lo digo por lo de las dietas que se ofrecían en el anuncio ?…  Es una piraña… Inofensiva si se le trata bien…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s